Disculpen mi maCHACONería




08.01.2009

Esta entrada tiene su comienzo en la pasada Pascua Militar, evento al que la ministra de Defensa, Carme Chacón, acudió vestida como le pareció oportuno, y en las "reacciones" y "polémica" suscitadas. En este contexto desearía realizar algunos comentarios que, como es lo normal, los/las "estalentaus" interpretarán como les parezca. Gajes de colocarse bajo el foco ...

1. Que si el protocolo se alteró, que si un soldado no lleva el uniforme correcto, que si ...
Desconozco si el protocolo se se alteró o no; en muchas ocasiones es la ruptura del protocolo lo que humaniza actos y lo que protagoniza las anécdotas que luego reflejan los MM CC. Sea como fuera, parece que no afectó al desarrollo del evento. Por otra parte, si un soldado lleva el uniforme de forma no reglamentaria y se le sanciona, pues muy bien. La ministra, aunque sea de Defensa, creo que ni luce uniforme ni es soldado por lo que no procede sanción alguna.En este país nuestro, afortunadamente, hace mucho que los reglamentos militares no afectan a civiles. Y que siga así ...

2.- Que si es frívolo criticar su vestuario, que si es una campaña contra ella, que si ...
Estaría bueno que no se pudiera criticar el vestuario o, incluso, el aspecto físico de la ministra. Que es algo, cuando menos, impropio de la llamada "prensa seria" es posible y que hay cosas mejores acerca de ese mismo acto castrense sobre las que escribir, es seguro. Pero de ahí a pretender establecer un tabú no vaya a ser que se enfade alguién y nos llame "machista" (a falta de argumentos en algunos foros todavía funciona) hay un abismo.
¿O es que Carme Chacón con su "Purificación García" es intocable y no lo fueron, por ejemplo, la exministra Carmen Calvo con su "Agatha Ruiz de la Prada", De la Vega y Pajín con sus disfraces de campesinas africanas, Isabel Tocino con el de pastorcilla o Rosa Díez con su peinado "Rupert" y su vestido "John Fish"?

En suma, que si eres un personaje público estás expuesto/a a que se comente todo aquello que hagas o muestres públicamente. Y la indumentaria es parte de ese posible objetivo de crítica. Lo preocupante es que el personaje público , o su séquito, no sea capaz de encajarlo; muy preocupante ... Y más cuando buena parte de sus compañeras de gabinete han confundido su función con la de modelos ("Vestimos así para promocionar el diseño español", dijo Calvo) llegando a posar, hace nada, para Vogue enfundadas en pieles y trajes, ajenas absolutamente a la austeridad de la que debe hacer gala un representante del pueblo. Y aún más si proviene de una ideología preocupada por la situación de las clases más desfavorecidas.



. .




3.- Que si la polémica es porque es mujer ...
Ya estamos. ¡Horror!, planea sobre nosotros la maldición eterna, la palabra maldita: MACHISTA. Estamos rozando la excomunión civil a divinis , pero aún así trataremos de explicarnos entre balbuceos ...
Vamos a ver, que no vale el victimismo. Que muchos hombres públicos han sido criticados por su indumentaria o por su aspecto. Para los desmemoriados selectivos, citemos ejemplos:
- Rafael Alberti, poeta y diputado, por acudir al Congreso con cazadora vaquera.
- Nicolás Sarkozy por ocultamiento vía Photoshop de sus michelines.
- Lorenzo Milá por descorbatarse en TVE.
- El canciller alemán Gerhard Schroeder por si se teñía o no las canas.
- Jaime de Marichalar por sus pantalones.
- Jose Mª Aznar por disfrazarse, acento incluído, de texano.
- José Bono por su implante capilar.
- Jose Mª Aznar por su gabardina en una lluviosa parada militar.
- Evo Morales y su jersey.
¿Sigo? ...

A modo de conclusión:
a.- Me trae bastante sin cuidado cómo se vista Chacón o el/la ministro/a de turno; lo que me molesta es la falta absoluta de sensibilidad que les lleva a cubrir su desnudez (o mostrar su cinismo) con trapitos por los que se paga 6, 8 ó 10 veces el salario mínimo interprofesional.
b.- Me parece que mujeres como Victoria Kent o Clara Campoamor (y eso que la líaron con lo del sufragio femenino), Concepción Arenal, Federica Montseny (¡Dios, que gran mujer!) y cientos y cientos de mujeres que están hoy mismo en la brega sindical, social o política desde diferentes posturas ideológicas se nos antojan más reales, más cercanas, más próximas, mucho más compañeras, amigas, parejas, más dignas y capaces de representarnos; aunque vistan de mercadillo.
c.- Dentro de algún tiempo deberán sopesarse, sin critério sexista alguno, la gestión de Chacón; y la de Trujillo, y la de Becerril, y Tocino, y Cabrera y otras muchas. Con rigor y sin apasionamiento; sin paternalismos machistas ni baboseos pretendidamente feministas. Habrá que estudiar que ha ocurrido con Fomento, analizar la ocurrencia de las Kelly Finder o ver qué tipo de agravio comparativo ha supuesto la creación de un recuerdo especial a la memoria de la primera soldado muerta en acto de servicio (agravio comparativo no sólo para con sus compañeros varones sino también, por ejemplo, para con la segunda mujer soldado muerta en similares circunstancias)
d.- Resulta lamentable la cantidad de horas perdidas escribiendo, pensando y hablando de esta relativa estupidez justo el mismo día en el que el número de parados en España supera ampliamente los tres millones. Y nosotros mirando el smoking de la ministra ...

Nota final : Las fotos, evidente, no son mías; me he limitado a recopilarlas de aquí y de allá. Espero no vulnerar ningún derecho de autor con ello; si lo hago me lo comunicáis y haré lo que sea oportuno.