Porque sueño y recuerdo tienen fuerza
para obligar la vida,
aunque sean no más que un límite imposible.
Si este mar de proyectos
y tentativas naufragadas,
este torpe tapiz a cada instante
tejido y destejido,
esta guerra perdida,
nuestra vida,
da de sí alguna vez un sentimiento digno,
un acto verdadero,
en él tu estarás para siempre asociado
a mi amigo y a mí. No te habremos perdido.

Fragmento de "En una despedida " de Jaime Gil de Biedma

Artículos anteriores referentes a Manuel Benito:
1.- Huesca:Álbum de adioses
2.- Jornadas Republicanas de Biscarrués
3.- III Jornadas Republicanas de Huesca
4.- Orwell en las tierras de Aragón

Recortes de prensa
1.- 09.01.2010. D.A.: Portada
2.- 09.01.2010. D.A.: Noticia deceso; carta Adell y García
3.- 10.01.2010. D.A.: Acto civil; carta Inglada
4.- 11.01.2010. D.A.: Cartas Moliner, Monesma y Gómez
5.- 12.01.2010. D.A.: Carta Blasco
6.- 13.01.2010. D.A.: Carta Naval Mas
7.- 14.01.2010. D.A.: Carta Izquierda Unida
8.- 24.01.2010. D.A.: Carta de Mamen Benito





05.01.2010.- LA ULTIMA CARICIA ...
"¿¡Vamos a ver a Manolo!?", me apremió-interrogó mi hijo Carlos este pasado martes día 5 cuando le conté que su amigo el escritor que le dedicaba libros estaba ingresado en el Hospital San Jorge. Yo supe ese mismo día, por e-mail de Salvador Trallero, su editor y amigo (¿Hubo alguién que conociera a Manuel y no fuera su amigo?), que llevaba ingresado desde navidad golpeado por la enfermedad contra la que llevaba tiempo combatiendo con la entereza y serenidad que hacían de él hombre singular valor.
"Si quieres, vamos, pero tienes diez años y no sé si te permitiran entrar", le objeté.
"En ese caso, miente", fue su infantilmente madura respuesta. Y así lo hice. Gracias a ello, pudimos compartir ambos unos minutos con Manuel; minutos de charla intrascendente, de repasar planes de futuro, de la presentación del próximo libro de Salvador... Últimos minutos compartidos con un hombre cansado, pero lúcido; sufriente pero no lastimero; roto pero entero y digno. En el momento de la despedida, el apretón de manos de Manuel, ese estrecharte cálido y cordial que hacía del inerme masculino saludo una caricia; dos para Carlitos, que se despidió doblemente...

08.01.2010.- EL GOLPE
Eran ya más de las ocho de la tarde cuando ,desde casa, he encendido el ordenador y me he conectado a la red. Vistazo a la, por otra parte, ya repasada prensa del día; nada especial. De repente accedo a la web de Radio Huesca y allí está la barruntada fatal noticia: "Huesca pierde a Manuel Benito", dice el titular."Médico, filólogo, auxiliar de enfermería, lingüista, etnólogo, historiador, fotógrafo, Benito era, como un hombre del Renacimiento, un compendio de sabiduría y bonhomía. Humilde, sencillo y austero, altruista, irónico y socarrón, atesoraba un enorme conocimiento sobre cuestiones relacionadas con la historia y las costumbres y tradiciones del Alto Aragón ", continúa el texto que devoro mientras mi hijo, que curiosea tras mi hombro mi navegar, reconoce la fotografía de su compañero y me pregunta , alarmado, lo que ya intuye.
Sus ojos, líquidos de tristeza, no serán los únicos de este anochecer doliente. Me traslado al Tanatorio donde, en ataúd cerrado cubierdo por la tricolor que con tanto énfasis y serenidad defendió este republicano, descansan los restos de Manuel. Saludos, encogimientos de hombros, sonrisas de orfandad ...
Rostros serios, graves; comentarios que insisten en el respeto ceremonial al escrupuloso y coherente ideario de nuestro común amigo, lamentos por la pérdida del compañero y por los fecundos futuros años perdidos para siempre, corazones encogidos en psicosomática deriva...





* * * * * * * * * * Flashbacks varios * * * * * * * * * *

12.11.2008.- Conozco a Manuel. En fechas recientes ha publicado su "Huesca:Álbum de adioses" y quiero hacerle una entrevista. Ningún obstáculo, ningún prejuicio, ningún asomo de cuestionario previo o presentación de credenciales. También le pregunto por su dolencia; no hay secretismo, ni falsos pudores ni victimismos: esto es lo que hay y en ello estamos. El libro, interesante; el autor, promesa de futura amistad, grandioso en su sencillez.
Creo expresar fielmente la impresión que me produce cuando escribo, en los párrafos finales de la entrevista que "Me acompaña Manuel hasta el ascensor e, incluso, tiene la deferencia de esperarlo conmigo. Manuel tiene mañana una cita personal ineludible e importante (*)y, aún hoy, no regatea esfuerzos para atender a quien se acerca a él; esta misma tarde deberá hacer frente a otra entrevista , esta vez para la TV de Aragón.
Salgo a la calle. No me es posible ver de la misma manera las calles y los edificios. Han dejado de ser simple piedra o asfalto para convertirse en lugares escénicos donde se han desarrollado historias diversas. Haciendo un leve esfuerzo imaginativo podemos ver pasear junto a nosotros a "Toribio" y su inseparable borrico, proclamar la República en los Porches de Galicia, asistir a las ferias ganaderas en Santo Domingo o ver los funerales falangistas pasar por el Coso. No, no podré volver a mirar una plaza como si nada. Manuel Benito y su libro tienen la culpa. Gracias por ello. "

(*) Cita médica

. . . . . . .


14.12.08.- Estamos en Biscarrués. Manuel está presente en el homenaje que el Círculo Republicano Manolín Abad tributa a los descendientes de Casa Fusilero, lugar donde se dio hospedaje a Fermín Galán y acompañantes. En un momento dado, Manuel toma la palabra. y " en sentida intervención, destaca del levantamiento de Jaca aspectos tales como su carácter civil (el elemento militar estaba subordinado a las fuerzas civiles republicanas del pacto de San Sebastián) y su carácter legalista y legítimo al levantarse contra un estado cuyos pilares eran el apoyo monárquico a la dictadura de Primo de Rivera y la admiración acrítica a la Italia de Mussolini.
La emoción sube de grado cuando, casi cinematográficamente, Manuel Benito nos traslada a Jaca, a la sala de vistas donde se juzgan, en Marzo de 1931, al resto de implicados junto a aquellos que no opusieron resistencia; narra Manuel cómo, en un momento dado, el abogado defensor de Galán y García relata pormenorizadamente al tribunal las circunstancias que rodean los últimos instantes de los condenados.De cómo reparten sus pertenencias entre los mismos compañeros que los van a ejecutar; de cómo García recibe el auxilio espiritual que Galán rechaza; de cómo el camión que los lleva patina en el encharcado suelo y los condenados y sus ejecutores recorren los últimos 800 metros a pié;de las despedidas, del último abrazo; de cómo García tiene la fortuna de morir inmediatamente, mientras Galán, malherido, cae entre espasmos agónicos; de cómo la medrosidad, el nerviosismo o lo que sea bloquean al oficial encargado de dar el tiro de gracia; de cómo ha de hacerlo, con un fusil, un miembro del piquete que es incapaz de mirar al moribundo y precisa de la ayuda de otro para que apunte a la sien de Galán;de cómo la tristeza se apodera del Polvorín de Fornillos y se extiende por toda España. En Biscarrués nadie respira; el silencio acompaña las palabras de Manuel.




14.04.09.- En el marco de las III Jornadas Republicanas oscenses, un paseo-homenaje por las tumbas de insignes republicanos se convierte en una lección magistral acerca de la historia reciente de Huesca y de sus personajes gracias al buen oficio de Manuel.



21 y 23.10.2009.- Manuel Benito rescata la figura de Orwell y presenta en diversas localidades un libro que recoge los lugares y vivencias del escritor. Acompañado por su amigo y editor, Salvador Trallero, comenta dispositivas, relata anécdotas, defiende la figura del escritor y luchador antifascista y nos lega, en fín, otra muestra más de su quehacer. Y dedica uno de sus ejemplares a mi hijo."Para mi amigo Carlos, el republicano más joven que conozco para que pase un buen rato. Con afecto y amistad."

. . . .


* * * * * * * * * * FIN Flashbacks varios * * * * * * * * * *


09.01.2010.- La despedida
Es un acto extraño en la Huesca de hoy; una despedida civil que no tiene precedentes y , por ello, adolece de un mínimo protocolo. Es la reunión triste de hombres y mujeres, familiares y amigos que conocieron a Manuel y desean compartir los primeros compases de esa orfandad en la que nos sume la pérdida del compañero.
El protagonista es Manuel Benito; todos los demás, doloridas comparsas que tratan de reunir el valor suficiente para pronunciar unas palabras o frenar el temblor de manos que dificulta la lectura de un papel. Por ello, no puede interpretarse como protagonismo personal de nadie ni deseo de politizar en sentido alguno lo que tan sólo es muestra de respeto y afecto por el amigo y por los ideales que conformaron el norte de su vida.
En esta fría y luminosa tarde de Enero , no queda espacio para nadie en el tanatorio oscense. Lugar de velatorio privado, pasillo e, incluso aledaños del edificio funerario se encuentran abarrotados de personas que acuden convocadas por la personalidad atrayente y afectiva de Manuel. Del mundo de la cultura, de la enseñanza , de la política, del sindicalismo, del activismo, de la literatura ...; de todos los sectores a los que este hombre supo llegar con su accesibilidad personal.
Pasadas las tres y media, apretados, incómodos en el dolor que nos cerca, se escucha por primera vez el himno de la segunda república. La familia, aguantando con firmeza el enorme empujón emocional; el resto luchando por mantener la serenidad.
No son oradores quienes toman la palabra, son amigos de Manuel que, con las fuerzas justas y las gargantas prestar a romperse, recitan un poema, glosan su resistencia heroica y discreta (¿para qué salpicar con esto a los amigos?, decía Manuel), rememoran su pasado político, sus militancias, su incorruptibilidad, o sus afectos republicanos...
A lo largo de más de una hora, se suceden las intervenciones , muchas de ellas espontáneas; se esgrime la queja de lo injusto (¡con tantos modorros como hay en Huesca!) de una muerte como ésta cuando hay tanto hijo de puta que goza de buena salud; se menciona el hecho de que en el lugar de paz y serenidad donde se encuentre nuestro amigo (aún no hemos estructurado una elaboración del duelo lo suficientemente coherente) estará gruñendo socarronamente por el "innecesario oropel" que le estamos dedicando.
Tras cada intervención, unos aplausos tímidos, temerosos de romper el recogimiento personal y el silencio respetuoso en el que se desarrolla el acto. Un trío de músicos pondrá sonido ambiente al cúmulo de sensaciones que tendrá uno de sus puntos cúlmenes cuando una familiar se dirigirá a los concentrados para, con parquedad, agradecer a los presentes el cariño manifestado.
Tras escuchar por segunda vez el himno republicano, decenas de gargantas quebradas responderán al sentido "¡Viva Manuel Benito!" que lanza un asistente.
Salgo; salimos ... Frío en la calle; gelidez ... Últimos saludos, últimos consuelos mutuos entre gentes que deberán aprender, ya desde este momento, a vivir sin Manuel. ¡Que te sea leve, Manolo; que nos sea a todos leve ...!





Para ver unas fotografías del acto de despedida, pulsa AQUÍ


11.01.2010.- Email Círculo Republicano de Huesca "Manolín Abad"
Asunto: Últimas voluntades de Manolo Benito

Sirva este primer contacto del año para agradecer a todos los que por uno u otro medio habéis hecho llegar vuestras condolencias por la reciente pérdida de nuestro compañero, amigo y vicepresidente del Círculo Manolín Abad. También su familia nos encarga que traslademos a los socios y a los amigos de Manolo su gratitud por las manifestaciones de afecto que han recibido tanto en los últimos días de su enfermedad como en los actos de despedida en Huesca y Monzón.
Por otra parte y como responsables del cumplimiento de una de sus últimas voluntades os hacemos partícipes del acto de esparcimiento de sus cenizas que tendrá lugar este próximo domingo día 17 a las 11 de la mañana en el cementerio civil de Huesca y al que esperamos podáis asistir.
Ello sin perjuicio de otros homenajes que con la calma requerida le podamos realizar y de lo que se os dará puntual información.
Salud y República



17.01.2010.- Acto de esparcimiento de las cenizas o "Como si te apuñalaran desde dentro"
Este es un domingo triste en Huesca. Nuboso, húmedo, desapacible...
En el cementerio civil de Huesca, media hora antes de lo acordado, ya se afanan amigos y compañeros de Manuel por dar una escenografía adecuada al lugar de la elaboración del duelo; el pequeño espacio, junto a las tumbas de Sixto Coll (Presidente de la Diputación de Huesca en tiempos duros) y el capitán Fermín Galán, se orna con una decena de banderas tricolor desde cuyo centro nos observa la siempre mirada limpia de Manuel, retratada en una fotografía reciente. Un centro de flores de colores adecuados al acto y la urna que contiene las cenizas de nuestro amigo completan el sobrio y digno decorado.



Y ahí, a escasos metros del ara improvisada, la familia y los amigos aguantan a pie firme, en un silencio impresionante subrayado por la interpretación musical de los Gaiteros de Tierra Plana, el inicio de una hora de contención emotiva rota en infinidad de ocasiones. Con sollozos ahogados, con lágrimas silenciosas, con ojos húmedos y rostros contraídos... Dolor manifestado sin aspavientos, pero también sin vergüenza, de frente, a cara descubierta; al republicano modo, que dirían los presentes.

Los distintos círculos y ateneos republicanos de la provincia oscense, asociaciones de descendientes de exiliados, agrupaciones de memoria histórica, amigos , compañeros ... Todos tienen opción tomar la palabra en este acto libre de protocolos estrictos y subordinaciones a autoridades; incluso las misivas de quienes , por razones diversas, no han podido acudir, son leídas ante el recogido grupo.
Llaman mi atención dos personas, hombres, de edad avanzada; están cogidos del brazo, casi como sustentándose el uno al otro, abrazados por una bandera tricolor que les cubre , a ambos, los hombros. Al uno, Mariano, lo conozco; al otro no. Uno de los asistentes me indica que se trata de Luis Maynar, combatiente en la guerra civil en el bando sublevado e, incluso, me anticipa que compartieron batalla lidiando en frentes opuestos. Y ahora están ambos, juntos, rindiendo homenaje al hombre cuyas cenizas nos han reunido. Esta circunstancia será recogida por uno de los oradores, así como otras muchas anécdotas cuyo protagonista fue Manuel. Como aquella, ya de sus últimos días, en la que bromeaba acerca de que le bordaran en el pijama hospitalario "Y PRONTA REPUBLICA" para que así cualquiera leyera el lema SERVICIO ARAGONES DE SALUD Y PRONTA REPUBLICA.

Hay quien expresa que las cenizas de Manolo traerán, antes que tarde, la tercera, como la sangre de Galán trajo la segunda. Otros, en corrillo, critican el deleznable comportamiento del capitoste político que quiso, tiempo atrás, vetar la presencia de Manuel en un premio; hay quien critica la falta de funcionamiento del crematorio oscense y quien asegura que es imprescindible , habida cuenta del camino iniciado por nuestro compañero, habilitar un local municipal para actos civiles.Otros, simplemente, permanecen de pie, muy quietos y con los ojos fijos en nada.También hay quien busca la relativa intimidad de las esquinas para un desahogo emocional pasajero.

La música salida de los instrumentos de Gaiters d´a Tierra Plana, suena más triste que nunca; telón de fondo sonoro a la emotiva parte final de este encuentro que comienza cuando los asistentes , uno tras uno, cogen un puñadito de ceniza y lo esparcen, con ternura y mimo, en el suelo alfombrado de claveles rojos. Un último esfuerzo, una postrera mirada al hombre de camisa de cuadros (de cuyo bolsillo asoman unos bolígrafos, en comparación fácil con los lapiceros de colores que asomaban en el bolsillo de la chaqueta pijamera de Ramón Acín en sus últimas horas de vida) y una lenta retirada hacia el, como nunca, abarrotado parking. Carlitos solloza intermitentemente, como lo viene haciendo desde el principio de la despedida. En su inicio del aprendizaje del dolor, aún tiene fuerzas para protestar: "Es como si te apuñalaran desde dentro", me confiesa.

Para ver unas fotografías del acto de esparcimiento de cenizas, pulsa AQUÍ




* * * * * Anexos * * * * *



Querido Manolo:
Aquí estamos para cumplir tu deseo de reposar junto a los nuestros. No pudiste elegir mejor lugar para tus cenizas. Aquí, junto a Fermín Galán y Sixto Coll, y junto otros republicanos que, como tú, lo dieron todo por un mundo mejor, más solidario y decente, más justo y sincero, menos egoísta e hipócrita.
No te decimos adiós sino hasta luego. Te añadiremos junto a Toño García, Santiago Robert y José Ferrer, a nuestro particular “álbum de adioses” para tenerte más presente y cercano. Ha sido mucho lo que nos has enseñado en estos cuatro años de existencia del Círculo Republicano Manolín Abad. Y no nos referimos sólo a tu vasto conocimiento histórico, etnológico o cultural, sino, sobre todo, a tu ejemplo como ser humano con esa pizca de “sorna” que hacía que tu sinceridad, a veces, no fuera tan ácida como quizá mereciera la ocasión y suavizara la crítica puntual o la situación general planteada.
Sólo aspiramos estar a la altura de lo que tú esperabas de nosotros. Recogemos tu testigo y, como tú decías, ya nos apañaremos. Llegaremos hasta donde seamos capaces de llegar sin traicionar nuestros principios republicanos.
Aquí vendremos como siempre cada 14 de abril para celebrar el aniversario de la proclamación de la II República y ahora, además, para no echarte tanto de menos.
Hasta siempre Manolo.

Cementerio Civil de Huesca, a 17 de enero de 2010
CÍRCULO REPUBLICANO DE HUESCA “MANOLÍN ABAD”



A Manuel Benito
Chercheur rigoureux et admirable, Manuel a été pour tous un exemple d' ouverture d' esprit, d' humanisme, de générosité débonnaire, de capacité à rendre les relations chaleureuses et constructives.
Il a amené chacun d' entre nous à donner le meilleur de soi-même au service d' un idéal de fraternité.
La terre d' Aragon est devenue moins lourde de son passage, qu'elle lui reste légère.

Buscador apasionado y riguroso, Manuel fue para todos un modelo de humanismo y de capacidad en volver las relaciones humanas constructivas y apaciguarlas.
Con su sonrisa indulgente permitió que cada uno diera lo mejor de sí mismo sirviendo al ideal de fraternidad que lo animaba.
La tierra de Aragón se ha vuelto menos pesada a su paso, que le sea ligera.

José Castejón
Olorón





A Manolo Benito “in memoriam”

¡Qué injusta es la vida, qué injusta la muerte!
Hay “modorros” que sin enseñarnos nada viven cien años. Mercachifles de feria. Vendedores de humo.
¡Qué injusta es la vida!
Otros con menos tiempo nos han enseñado tanto… y tenía tanto que dar todavía…
¡Qué injusta es la muerte!
Mas nos dejas una gran herencia: tu paso por la vida como ser humano, simplemente.
Nos dejas un modelo difícil de emular. Tu sencillez y proximidad; tu energía y tu tesón; tu entereza y ecuanimidad; tu honradez, en fin.
¿Simplemente?
Todo eso y por supuesto, muchísimo más, nos queda. Aunque la vida y la muerte en comunión han sido injustas contigo aquí quedamos otros intentando recoger tu testigo.
Salud compañero. ¡Viva la República!

Huesca, 8 de diciembre de 2010
Carlos Escartín Otín

A Manuel Benito Moliner

Manuel Benito, Amigo republicano, Amigo socialista, Amigo, maestro en darnos a conocer nuestro pasado inmediato, Amigo de quienes se quedaron sin voz por la terrible barbarie fascista .
Amigo de esta Huesca tan gris, tu luz ha sido, seguirá siendo, un cierzo que se ira llevando la boira y esos miedos paralizantes que aun siguen existiendo entre nosotros.
Manuel, tu energía, tu vida, tu firmeza y tus trabajos permanecerán entre nosotros, ellos nos ayudarán a tener la frente alta y despejada para seguir luchando por un futuro más justo, mas solidario y mas humano, un futuro republicano en fin el que tu soñabas desde el circulo Manolín Abad.
Gracias. Amigo camarada Manuel Benito Moliner.

Carlos Camparolas - 9 de enero del 2010



DON MANUEL BENITO MOLINER
Así, con mayúsculas. ‘Manolo’ Benito para los amigos.

Un cáncer cruel nos lo ha arrebatado a temprana edad. No es ésta una muerte más, aunque todas nos merecen respeto. Con la desaparición de Manolo Benito, un hombre bueno en el sentido machadiano de la palabra, perdemos todos: su familia, sus amigos y la ciudadanía en general.
Licenciado en Medicina y Humanidades, Antropólogo, Documentalista e Investigador, sus trabajos son conocidos por la mayoría de los oscenses que se preocupan por su tierra.

Cuentan que en una reunión de allegados un tertuliano presumía de no tener enemigos, fue entonces cuando el Nobel republicano Ramón y Cajal, que participaba en ella, intervino extrañado:
-“¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad?” –
Esos eran los enemigos que tenía ‘Manolo’, los que uno se crea por decir la verdad. Enemigos que, dada su conocida nobleza, eran más bien adversarios que otra cosa.
Se declaraba con orgullo ¡CIUDADANO! para diferenciarse de los súbditos, lo proclamaba, sin importarle, a los cuatro vientos. Y en los tiempos que corren de clamorosos silencios “Monarquicanos”, aparecía, rara avis, el intelectual incorruptiblemente republicano comprometido con los principios de Libertad, Igualdad y Solidaridad.
Crítico con la sumisión política y desengañado de la izquierda reformista por haber olvidado defender la igualdad frente el sistema de privilegios, miraba con desdén la sinecura pública y la mamandurria cortesana.
En el C.I.C., ese rincón modesto y amable que tiene por lema “PIENSA Y LUCHA”, en el que nos veíamos a menudo tantos amigos, se nos ha apagado la Luz: ¡¡Cuánto lo sentimos!! Ya nunca será igual.

Afrontó el último tramo de su vida con toda naturalidad, como si no ocurriera nada. Sólo muy al final le oímos decir: “A esperar y a no perder la dignidad”. Vio llegar la muerte con la mirada lúcida del ateo y pidió que sus cenizas fueran esparcidas en el Cementerio Civil, donde yacen enterrados los restos de Fermín Galán y otros republicanos. Allí, como ya es tradición, nos volveremos a encontrar -nunca mejor dicho- el 14 de abril de cada año.
Como si quisieras facilitarnos esta despedida, te nos marchas en el año del centenario de ´¡otro de los nuestros!`: el poeta Miguel Hernández. Así que te diremos adiós con el primer verso de su famosa elegía por la muerte de un amigo:
“Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano”

Esteban C. Gómez



A Manuel Benito
No sé, Manolo, como empezar estas líneas de homenaje y reconocimiento a tu persona, pero si hubiese una palabra que resumiese mi sentimiento hacia ti, sería GRACIAS.
Gracias por ser como eres, gracias por haberte conocido, gracias por compartir tantos ratos charrando juntos en tu estudio donde el tiempo pasaba volando sin darnos cuenta. Gracias por compartir tus conocimientos conmigo, gracias por hacerme sentir como el maestro y el discipulo, gracias por todas las caminatas compartidas en los alrededores de Huesca, gracias …….
Como para todos los que te conocemos, estoy seguro de ello, eres un amigo insustituible e inolvidable. Ahora nos queda seguir tu ejemplo.

Raúl Mateo Otal





A los compañeros del Círculo Republicano de Huesca, en recuerdo de Manuel Benito.
Estimados amigos:
Con gran pesar hemos conocido la muerte de Manolo Benito el pasado día ocho, y que hoy 17 de Enero, según su última voluntad, han sido esparcidas sus cenizas en el cementerio civil de Huesca, junto a la tumba de Fermín Galán, héroe del levantamiento republicano de Jaca.
A pesar de su enfermedad, la Fundació Andreu Nin había contado con su incansable colaboración en la organización de actos de reivindicación de los combatientes del POUM en el Frente de Huesca.
Para el próximo 23.02.10, la FAN, junto a “Sariñena Editorial”, ha organizado en Barcelona, en la Casa de Aragón, un acto de presentación de su último libro; “Orwell en las Tierras de Aragón”, en el que le rendiremos un merecido homenaje.
Le echaremos de menos, nos faltarán sus contribuciones en las actividades de divulgación del legado del POUM y de la lucha por la República. Pero nos queda su obra y su ejemplo, a los que rendimos tributo y nos ayudan en nuestra tarea común.
Sirva la presente para trasmitiros, desde la Fundació Andreu Nin, nuestro pésame, con el deseo de que hagáis extensivo el mismo a sus familiares y amigos.
Fundació Andreu Nin.